Y en mi silencio escuché su voz