Vivimos en una sociedad intolerante

Dionisio I de Siracusa se tenía, entre otras cosas, por excelente poeta, cosa que suele ocurrir a no pocos mortales. En cierta ocasión quiso leer sus versos a un auténtico poeta llamado Filoxeno. No acabó de gustar al ...