Cuando más damos, más nos queda

Hace años, en un hospital de Stanford, una niñita llamada Liz, sufría de una extraña enfermedad. La única oportunidad de salvarle vida era una transfusión de sangre de su hermano de 5 años, que había sobrevivido milagrosamente a la misma ...