La regresión infinita del egoísta