La fuerza del “primero yo”