¿Importa más lo de afuera?