El empujón de optimismo que necesitaba