Dios no se deja ganar en generosidad