Despertar del sueño de la pereza

“-Mañana tengo que estudiar doce horas seguidas -aseguraba con mirada doliente.

Después de tan solemne aserción, lo disponía todo para la batalla: se levantaba tarde para estar descansado y con la mente lúcida. Tras un ...