Los puentes de la amistad

Me conmovió un vídeo que vi recientemente. En él dos amigos, un sacerdote católico y un imán musulmán se juntan para tomar el te. Después de departir juntos alegremente, descubren que los dos tienen dificultades para levantarse debido a la artritis. El anuncio continúa cuando, de forma separada, cada uno encarga desde su celular el mismo par de rodilleras para el otro. De esta forma, cada uno puede arrodillarse con más comodidad para dar culto a Dios.
El anuncio de Amazon es una excelente apología de la amistad y la tolerancia. Los millones de visualizaciones en Youtube y Facebook muestran que son valores que todos apreciamos, independientemente de las diferencias que podamos tener.
Quedé más sorprendido cuando descubrí que el anuncio es interpretado por dos líderes religiosos verdaderos; Gary Bradley, un sacerdote católico y Zia Sheikh, un imán musulmán.
El diccionario de la Lengua Española define la amistad como: “el afecto personal, puro y desinteresado, ordinariamente recíproco, que nace y se fortalece por el trato”. En esta definición se señalan unas características que sirven para enmarcar la amistad. El afecto personal, del que se parte, como es lógico, debe ser recíproco, y de otra parte el trato es indispensable para que nazca y se fortalezca la amistad. Todo lo cual nos habla de lo que es sustantivo en toda amistad: el conocimiento mutuo, raíz de la confianza. De la confianza se deriva el deseo de compartir, traducido a su vez en actos de servicio generoso.
Aristóteles decía que nuestra felicidad se construye con la capacidad que tenemos los hombres de tener amigos verdaderos. Necesitamos aprender escuchar, conocer a los demás y también darnos a conocer. Madurar como persona es descubrir con humildad que abrirnos a los demás nos enriquece, que las diferencias en lugar de alejarnos han de servir para complementarnos.
La verdadera amistad se funda en el amor. Se refuerza de ordinario en un servicio gustoso y desinteresado a quien lo necesita; es capaz de derribar barreras de toda clase, y hace que las dificultades propias de la vida sean escalones que nos hacen crecer. Por esto un amigo es un tesoro. En los momentos de dolor y sufrimiento es cuando se descubre al verdadero amigo. El inigualable Gracían lo dice de esta forma: “no existe desierto como vivir sin amigos: la amistad multiplica los bienes y reparte los males; es remedio único contra la adversa fortuna y desahogo del alma”.
No hace falta resaltar la importancia de tener amigos. Pero, ¿por qué a veces tenemos tan pocos? Tal vez, porque exige de nuestra parte constantes esfuerzos por cambiar. Tener amigos exige de nuestra parte generosidad, donación y confianza. Amigo verdadero es el que se da sin esperar recompensa, el que está dispuesto a servir con prontitud cuando el amigo lo necesita. “Ha de ser –decía Quevedo– como la sangre, que acude a la herida sin esperar que la llamen”.
Para cultivar la amistad se requiere el ejercicio de muchas virtudes, entre otras, la justicia y la caridad, pero también la magnanimidad y la generosidad, que junto con la lealtad son imprescindibles para suscitar la confianza, virtud imprescindible para construir los puentes de la amistad.
Abrirse a la amistad y cultivarla permite que el corazón se rejuvenezca, que se desarrolle el afán de servir. La amistad ayuda a hacer llevaderos los dolores y sufrimientos de la vida, tonifica las fuerzas y permite hacer frente a los desencantos de la vida. Y lo que es más importante: da alas al optimismo, fortalece la voluntad, ilumina la inteligencia para que pueda dar con la solución de los problemas.
En la sociedad actual, plagada de individualismo, es necesario tender puentes. El Papa Francisco ha hecho famosa esta expresión y da constante ejemplo con su cercanía y amistad personal con muchas personas de toda clase, condición y cultura. Ojalá recordáramos con frecuencia las palabras de Charles Dickens: “Nadie es inútil en este mundo si es capaz de aligerar la carga de otro”, así seríamos capaces de tener muchos y buenos amigos.

Tegucigalpa, 26 de marzo de 2017